Una vez, un bosque y un espejo










 
Hay historias que pululan perdidas en el limbo de un espacio aparente, gozan de una intemporalidad pasmosa, y no se sabe a ciencia cierta, de dónde provienen. Digamos que a ésta,  la escuché en el viento. A veces, el escritor se convierte en una especie de médium que transcribe simplemente lo que percibe, no analiza ni realiza juicio alguno sobre una idea plasmada en papel. Este, tal vez sea el caso. 

Como una suerte de ejercicio mental,  me viene una imagen a la memoria, un tanto paradójica y sumergida en vanos deseos. Una pareja de amantes imposibilitados de consumar su amor, no por falta de proximidad física, sino porque algo o alguien no lo permite.  Podría existir una fuerza  extraña y metafísica que impide el encuentro astral de dos realidades. Dos electrones a punto de colisionar, que se atraen en un campo magnético, pero cuyas trayectorias no coinciden, al final del camino. 

Ella. En ella están contenidas muchas ellas, podrían ser Sofías, Marianas, Alicias, o Mercedes. Eso no es lo importante en este relato. Hay un elemento que envuelve su esencia, que aprieta sus incertidumbres, sus miedos, su mundo  subterráneo. Ella…Un espejo. Si, un pálido reflejo que la aprisiona cada día, herida en su infeliz existencia. Ella no lo advierte, pero cada jornada se sumerge en esa imagen de singular belleza, que la hace única y valiosa a su propia mirada. Una imagen solitaria que magnetiza su atención y como hechizo siniestro, adormece su percepción. Nada ni nadie, puede alcanzarla. Ella es su centro y no hay polaridad alguna que equilibre la balanza. Y así transcurren los días, adormecida en el hechizo de su propio reflejo de mirada azul, rostro de figura suave y cabellos de seda.  Esa es la misma imagen, suerte de talismán que hechizó a su amante, en sus antiguos días de lucidez.

El. El es el partenaire indiscutible en esta alocada danza. Una historia un tanto absurda, indigerible para quien entiende que la existencia, cuando transcurre acompañada, se manifiesta en forma más dúctil y maleable que en horas de soledad y aislamiento. El, un hombre entrañablemente complejo, indescifrable y con una postura críptica como manifiesto declarado a quienes compartieran su enajenada subsistencia. Siempre viviendo en un plano inverosímil, el de las ideas. El…Un bosque. Arboles de extraña belleza, sinuosa y enmarañada, de follaje cerrado e imperturbable. Una sombra impidiendo que el sol llegara aunque tenue, pero bañando de vida la espesura oscura y cerrada de sus creencias.

Hablemos de la incompatibilidad del bosque y el espejo y la imposibilidad absoluta o aparente, de dos seres muertos al amor. En cada muerte hay innumerables axiomas perdidos, verdades extraviadas, finales sumergidos y sin retorno. En fin, dos cuerpos aletargados que han perdido la capacidad de mirarse el uno al otro.

Tal vez desconozca el final de esta historia que mis oídos creyeron escuchar del viento,  pero la luna me susurró un secreto. Quizá fue entre sueños, aunque no pueda asegurarlo, ya que no tengo precisiones sobre eso. También podría ser en un momento de lucidez logrado por una copa de buen vino, sorbido en pequeños fragmentos de sensaciones placenteras. Un buen momento degustado con una compañía amena.  Lo cierto, es que la luna me dejó el secreto para la consumación de cualquier encuentro entre dos eternidades aparentemente distantes.  Sí, con exactitud, ese es el secreto…"sólo un instante de locura", me dijo ella. La luna sabe muy bien de esa locura compartida con poetas y amantes clandestinos. Es un instante donde los astros se alinean, y que una vez traspasado el umbral, no hay punto de retorno. Pero definitivamente… el retorno no interesa.


 Cecilia Montoya





17 comentarios:

Juan Pardo

..dos seres muertos al amor...terrible y vertiginosa afirmación.Decía Unamuno que estamos condenados a estar solos.En el mundo griego el término Eros fue empleado por el filósofo Empédocles como sinónimo de unión , de fusión.Culturalmente asociamos el amor a comunión de elementos , a unidad;pero también es cierto que en la unión está la semilla de la discordia , de la desunión , de la distancia en la proximidad.Un hermoso texto para reflexionar sobre el más universal de los sentimientos.Un cálido abrazo.

Cecilia Montoya

Si Juan, quizá es una afirmación demasiado fuerte. Creo firmemente que nadie puede morir jamás, al amor. Creo que no hay posibilidad de subsistencia, sin amor. No es una postura idealista, es una realidad. Creo en la fuerza que une dos polaridades, ese campo magnético, es el amor. El tema, es cuando se da el diálogo de dos "egos" (en realidad no hay posibilidad de diálogo). Eso esta ligado al concepto de muerte. Este es el caso de dos personalidades: una narcisista y la otra extremadamente racional. Ambos egocéntricos. Así es muy dificil un escenario de encuentro. La verdad, que me gustó hablar sobre este tema. Gracias por tu visita. Un abrazo

Ariel

Hola Cecilia, buenas tardes,
que "pedazo" de entrada,
me ha gustado mucho como fue concebida,
no expones "exactamente" el donde o el cuando pero como al igual que el punto de retorno... poco interesa.

Éstas son las historias que me gustan, pues me involucro en la lectura queriendo saber un poco más a medida que voy leyendo.
GENIAL(mi modesta opinión)

Te deseo una hermosa semana
un beso, un abrazo y mis mejores deseos.

(he visto que tienes la canción de "el último de los mohicanos" le eche a rodar al leer y... excelente)

Misterio

Un relato precioso, que hace pensar, que profundiza en la complejidad del ser humano...

Me gusta mucho como escribes.

Un beso.

Cecilia Montoya

Gracias Ariel por estar aquí. Me animé a tirarme de cabeza en el relato. Traté de darle cierta intemporalidad, para que cobrara fuerza, el símbolo de cada personaje. Después de esto posiblemente hable sobre algún amor bien consumado. A ver si dejo un poco de lado los amores imposibilitados. Con respecto a la música, aprovecho para decirte que tienes un excelente gusto en materia musical. Los que recomendaste en tu página, me encantan. Soy muy abierta en cuanto a música se refiere. Me gusta escuchar mucha variedad. Fijate que al pié de la zona de entrada hay dos listas de música muy distintas. Como saqué la barra del hypster, tuve que poner videos musicales seleccionados. te dejo un beso y que tengas una linda semana.

Cecilia Montoya

Misterio, gracias por tu comentario. Si, estos personajes son un poco complejos, quise darle un giro un poco más psicológico a cada uno. Los problemas de una pareja que no puede encontrarse entre ellos, sucede porque no pueden encontrarse a sí mismos. Un beso

PedRo y sus cosas

Esque no todas las historias de amor tienen un final feliz ni logran siquiera consumarse en algunos casos,por x razones,me ha gustado tu entrada,feliz semana cecilia.

Cecilia Montoya

Pedro, bienvenido a mi espacio. Por fin pudiste entrar a mi blog. Efectivamente, no siempre hay un final feliz en las historias de amor. Pero ésta, tiene un final abierto, o sea que todo puede ser. Las relaciones humanas dan para todas las posibilidades. Eso es lo bueno. Que tengas una linda semana

Idolidia Glez

Muy buen texto.La eterna polémica de las relaciones...Todo lo que hay que hacer es aceptarse.Creo. Un beso

Cecilia Montoya

Si, es un tema que puede ser simple o complicado, según el tipo de pareja y el grado de salud mental que tengan sus miembros. Pero es un buen tema para escribir. Es verdad, el ser empático y aceptarse es el primer paso para la supervivencia de a dos. Un beso

María

Cada pareja es un mundo y sus circunstancias, Cecilia, de ahí que en muchas se rompa el amor, pero es que hay personas tan absorbentes que puede convertirse en un hacha para el amor.

Un beso.

Cecilia Montoya

Si, es verdad María. A veces, no se trata de un amor que se acaba o es inexistente, sino de la incapacidad de manifestar el amor que fluye de un ser a otro. El amor no falta, ni se acaba. Resulta que a veces, podemos ser incapaces de dejarlo fluir libremente. Nos resistimos a dejar la puerta semiabierta, para que se derrame sin fronteras, a todos los rincones. Gracias por tu comentario. Un beso

medianoche

Bello relato que llega al corazón profundamente, es una reflexión para leer y leer. Gracias por tu visita, me encanta como escribes.
Besos

Cecilia Montoya

Bienvenida Medianoche y gracias por tu comentario y por llegar hasta mi espacio. Un relato que habla de relaciones complicadas. Sólo pueden ser sencillas, cuando hay amor de por medio. Esa es la clave absoluta para toda relación humana. Un beso

Ío

Ha sido precioso leerte, Cecilia; me has contado tanto, me has hecho imaginar algo muy bello.
Gracias gracias.
También te agradezco todas tus visitas y palabras, muchas gracias, Cecilia.

Esta noche te dejo unos versos de Gloria Fuertes ...

Cuando el amor no dice la última palabra

Cuando algo nuestro intacto
se funde y me confunde
-somos uno en dos partes
que sufren por su cuenta-,
desesperadamente algo nuestro se busca
sin ayuda de nada algo nuestro se encuentra.

La unión se realiza,
la ausencia no atormenta,
el dolor se desmaya,
el silencio se expresa
-cuando el amor no dice
la única palabra
está escrito el poema-.

Alto profundo es esto que nos une,
esto que nos devora y que nos crea;
ya se puede vivir
teniendo el alma
cogida por el alma
del que esperas;

pena es tener tan sólo una vida
-sólo una vida es poco
para esto
de querer sin recompensa-.


Gloria Fuertes


Un abrazo, besos para ti.

Ío

Cecilia Montoya

Gracias Io, por el regalo tan bien elegido por tí. Lo leí muchas veces porque algo en mí, se dejó fluir por esa sensación de encuentro, de dos seres que se perciben como uno. Y lo más hermoso, es que no alcanza la vida para vivir esa armonía. La dualidad en la unidad. Gracias!! un beso para tí.

Ariel

Hola hola hola =D
que bueno es pasar por los comentarios y leer lo que deja el creador de la página.
Siempre nos llevamos algo.

play list 2
definitivamente la 2 =D

un beso grande

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...